La liquidez es el combustible que las empresas necesitan para funcionar en su día a día. Y muchas de estas, no consideran que solicitar un préstamo en el banco sea la mejor alternativa. Una opción que puede ayudarles con esa inyección que requieren es el Factoring. 

Este método de financiamiento lleva varios años realizándose a través de bancos, pero con un bajo porcentaje de accesibilidad para el sector pyme, debido a la poca agilidad, altos costos, contratos de operación rígidos y falta de transparencia.

Actualmente, no solo los bancos brindan este método, existen plataformas de servicios financieros online que también lo hacen. Pero, ¿en qué consiste eso?

Se trata de una forma de financiación a corto plazo que ayuda a las empresas a anticipar el efectivo de las cuentas por cobrar de sus clientes para así evitar esperar a que estos paguen.

El cliente cede sus facturas a una entidad financiera para que ésta le brinde liquidez,  realizando el pago de las facturas. La entidad se encarga de notificar al deudor que las facturas han sido cedidas y gestiona el cobro en los plazos acordados.

El principal beneficio que la empresa obtiene con el factoring es que transforma sus ventas a crédito en operaciones al contado, es decir, que entre dinero líquido en caja. Esto, por consecuencia, mejora la capacidad de financiación del negocio.

¿Buscas capital de inversión o capital de trabajo? Amauta State, con más de 16 años de experiencia, te ayuda a conseguir el financiamiento internacional o nacional. Si deseas mayor informacion escríbenos a info@amautastate.com

Si te gustó el artículo, déjanos tus comentarios y síguenos en nuestras redes sociales.

Tambien te puede interesar:

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *