El nuevo café de Perú se ha convertido en un referente mundial, donde ha logrado que compradores internacionales muestren cada vez más interés por el café peruano, en esta última edición donde se premia la Taza de la Excelencia, el café ganador obtuvo 90 puntos, un café fino de 50% Geisha lavado / 50% SL-09 de la región de Cusco, y otros competidores superaron los 87 puntos, dando muestra la alta calidad de cafés que se producen en el país. 

       Este subvenir se viene promoviendo desde hace dos décadas, cuando los caficultores peruanos decidieron apostar por el cultivo y procesamiento de cafés especiales, para hacer frente a los bajos precios del café convencional. Hoy al estar un paso más delante de las exigencias, la alta calidad y la diversidad de los cafés especiales, permite a los caficultores peruanos, obtener mejores réditos abriendo un nuevo horizonte con mejores oportunidades.

       La internacionalización de cafés especiales, se dio el 2017 cuando el Perú alcanzo el reconocimiento internacional al “nuevo” café, tras el esfuerzo conjunto de diversas organizaciones para lograr llevar la Taza de la Excelencia a Perú a lo largo de 14 años. Consiguiendo incluir al país en el programa de este importante certamen de calidad, que premia y actúa como escaparate internacional para los mejores cafés de los 13 países donde se celebra; y los impactos conseguidos desde entonces no dejan de repercutir positivamente en el sector del café de este país. 

       Las ventas de cafés especiales a terceros países han pasado de 7 a 45 millones de dólares en el periodo 2016- 2019, según Aduanas. Estos cafés aún no superan el 5% del volumen total exportado, según estimaciones de la Central de Café & Cacao, lo que significa que hay oportunidades de crecimiento en esta oferta. Saber del reconocimiento internacional, también ha promovido el incremento del consumo interno de cafés de calidad, impulsando la aparición de al menos 300 cafeterías de especialidad y de más de 100 empresas tostadoras de cafés especiales que están generando marcas con cafés de esta categoría, 100% peruanos. Otro aspecto positivo y muy destacable es la mejora de la calidad de vida de los productores ganadores de Taza de Excelencia, y la motivación para profesionalizar su trabajo. Un ejemplo de ello es Dwight Aguilar, quien en los últimos años se ha valido el reconocimiento como uno de los mejores productores de café del Perú.

      La finca de Dwight, “Nueva Alianza”, está ubicada a más de 1.800 m.s.n.m., en el distrito de Santa Teresa, en la ruta hacia la ciudadela inca de Machu Picchu, en Cusco. Allí, rodeado de montañas, con un terreno enriquecido con aguas termales, y abundante flora y fauna silvestre cultiva su premiado café de la variedad Geisha.

      En 2018, Dwight Aguilar obtuvo el primer puesto de la Taza de la Excelencia. Al año siguiente, logró estar en el top 10 de los mejores cafés. En las dos ocasiones, además, sus cafés han participado en las subastas internacionales de la Taza de Excelencia y los ingresos obtenidos le han permitido invertir en mejorar la infraestructura de su finca y adquirir equipos para procesar mejor su café. “Llevo 20 años dedicándome a la caficultura y antes de la Taza de la Excelencia, esta actividad no era rentable debido a los bajos precios del café. Lo que ganaba, apenas llegaba para alimentar a mi familia”, explica. Hoy, el 50% de su producción va al mercado internacional, y el 50% restante es absorbido por empresas tostadoras nacionales y por Dwight Coffee, su propia marca de café. Además, obtiene ingresos capacitando a otros caficultores que buscan seguir sus pasos.

    Maruyama Coffee, una compañía japonesa especializada en la búsqueda y compra de cafés especiales desde 1991. Cuentan con 12 cafeterías de especialidad en Japón y comercializan café a través de su web. Antes de que la Taza de Excelencia tuviera su certamen en Perú, Kentaro Maruyama, presidente de Maruyama Coffee, no estaba interesado particularmente en el café peruano porque la información sobre su calidad y trazabilidad, explica, era escasa. Ahora, sin embargo, Perú es uno de sus referentes para comprar café de la mayor calidad. “Cuando empecé en la industria, se sabía poco sobre los cafés del Perú, no tenías información transparente sobre las fincas, los productores y los orígenes. Después de que se empezaran a convocar los concursos de la Taza de Excelencia en el país, los compradores en Asia supimos sobre los productores, dónde están localizadas sus fincas y ahora podemos establecer relaciones comerciales directamente con ellos”, refiere Maruyama. En 2019, volvió a repetir la experiencia y compró un lote del café de Grimanés Morales Lizana, de la región Cajamarca, que aquel año obtuvo el primer lugar del certamen.

      Hoy el nuevo café peruano toma un lugar importante en el mundo, gracias al esfuerzo de los caficultores que nunca perdieron sus objetivos, y que confiaron en las bondades de sus tierras y su clima abrazador que ayuda a producir cafés de la máxima calidad. Y que hoy él mundo lo celebra y disfruta con una taza de café en sus manos.

    Amauta State compañía especialista en comercio internacional y financiamiento, es una aceleradora de negocios que posee una cartera de compradores internacionales en Europa y Asía. Si quieren mayor información, pónganse en contacto https://amautastate.com/ si busca ser exportador escríbanos a europa@amautastate.com

Artículo “ El café de oro”, La revista X, Nov 2021

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *